• Mujeres con buen número de óvulos de calidad y sin pareja masculina.
• Mujeres con alteraciones en la ovulación.
• Mujeres con alguna alteración en la entrada del útero.
• Parejas heterosexuales en las que el hombre presenta anomalías leves o moderadas en la calidad de los espermatozoides.